Gestionar un bar no es nada sencillo. Ajustar las cantidades del stock que se necesitan y no quedarse corto es uno de los grandes retos de cualquier hostelero y, muchas veces, bastaría con escuchar la experiencia de los profesionales del sector.

Según explican desde Berasagra, distribuidora de bebidas al por mayor en Madrid, hay una serie de elementos que no pueden faltar en ninguna barra.

En primer lugar, los licores. Botellas de vodka, ron, ginebra, whisky, vinos, cervezas…son muchas las opciones que son necesarias para dar servicio a cualquier petición. Por norma general este tipo de botellas tienen una caducidad muy larga en el tiempo y permiten poder llenar los estantes. De hecho, son de los que más margen dejan una vez servidos.

Al igual que los licores son importantes, hoy en día también lo son las bebidas no alcohólicas, entre los que están los refrescos, zumos, tónicas, aguas minerales, y otras bebidas sin alcohol. Estas son esenciales para la preparación de cócteles y para servir a los clientes que no beben alcohol y para dar servicio incluso a menores.

El agua está en pleno auge. Contar con una carta de agua con gas o con sabores puede suponer una gran diferencia con respecto a la competencia. Más si cabe en verano” cuentan.

Insisten los expertos en la necesidad de contar con una máquina que fabrique hielo, básico en cualquier vaso que se vaya a servir.

Dependiendo del tipo del local, si se sirven cócteles o copas, es recomendable contar con frutas para poder, incluso, ofrecer los zumos naturales” explican desde la compañía.

A este detalle se suman ingredientes como los bitters, jarabes, licores triple sec, vermut…y los utensilios que se necesitan para poder preparar y servirlos.

Menaje a juego con la imagen que se quiere proyectar

Mientras que antes lo habitual eran los vasos normales y de tubo, hoy en día, por suerte, la oferta de menaje para hostelería ha evolucionado hasta presentar al cliente copas llenas de color, relieve y diseño.

Los vasos y cristalería hacen que cada copa o cóctel luzca único y eso le aporta un valor añadido. Se ha convertido, de hecho, en seña de identidad de muchos locales.

A este tipo de sorpresa se debe unir algún tipo de aperitivo que sorprenda a los paladares también por su originalidad para que sea un servicio perfecto.